ILUSTRACIÓN

Desde niño por vocación cautivado y fascinado por el dibujo, mis inicios en el graffiti se remontan a 1994, cuando con unos 15 años descubrí el modo de expresión ideal para plasmar mis inquietudes. Comienzo así un largo viaje artístico con más de 20 años de evolución constante, depurando una técnica y un estilo cada vez más íntimo y particular. Considerado artista versátil, dinámico y espontáneo características propias del graffiti. Es así como he convertido en oficio esta gran pasión desde la infancia. Dibujar me hace desinhibir y desconectar de la realidad, comunicando lo que deseo en cada momento, llegando a obtener la felicidad con estos tres elementos, un lápiz, una goma de borrar y un papel.